Una buena maera de renovar un jardín es usando una fuente de agua que no solo aportan belleza sino que frescura y vida.El tamaño, forma, color y variedad de fuentes es ilimitada, dependerá del lugar y la creatividad de quién las elige. Además las fuentes pueden ser centrales o contra una pared.

Existen muchas posibilidades de instalar fuentes de agua, desde pequeñas a grandes y de variadísimos estilos. Los primero que se debe tener en cuenta es el lugar que se dispone para poner una fuente de agua en el jardín.

Desde ya que hay fuentes muy pequeñas que se pueden acomodar hasta en lugares minúsculos, como patios de luz que darán al lugar un toque especial.

El agua siempre refresca y una opción para crear sensación de frescura en un jardín es justamente una fuente de agua.

Hoy en día hay opciones para todos los gustos , desde cerámica, piedra, madera, metales como el aluminio y el acero,mármol, vidrio con formas más o menos originales.

Con cascadas de piedras y sistemas que ahora no necesitan ni siquiera electricidad, porque vienen algunas con placas solares que las transforman en fuentes autónomas. Si el jardín es amplio lucirán fabulosas las fuentes tipo estanques.

Nunca hay que ubicar fuentes debajo de árboles ya que las hojas que caen además de ensuciarlas puede perjudicar el mecanismo que moviliza el agua.

Lo último en fuentes de agua son los modelos cortina que son muy particulares en su formato pero embellecen un jardín o patio urbano.Algo muy enriquecedor y relajante  es el sonido del agua de estas fuentes.

También hay opciones más clásicas que seguramente tendrán sus adeptos como este tipo de fuentes de agua  más comúnes, con diferentes estilos, pero no menos más lindas: