Los Jardines Zen es un jardín típico de la cultura japonesa en el cuál deben convivir los siguientes elementos: agua, plantas y piedras.

El agua no solo está presente naturalmente sino que se simboliza con “ríos de arena” de los cuales emergen del suelo piedras en forma desordenada simbolizando el dinamismo de las formas en la naturaleza, pueden tener diferentes formas, colores  y alturas, representan los obstáculos de la vida.Generalmente se colocan en forma impar, generalmente tres y siempre un poco enterradas por su mejor impacto visual. El peinado de la arena se realiza mientras se medita y se hace con un rastrillo.

Las plantas que se colocan en los Jardines Zen no son grandes, se usan los bambú, helechos, azahares, magnolias y musgos. También gustan poner los típicos bonsáis. Para completar una fuente, estanque, cascada.

Estos Jardines son utilizados en Japón por los monjes para las meditaciomes y contemplaciones.  Los jardines extensos son llamados “Karensansui” y los miniaturas que se realizan en tamaños pequeños , tal vez enmarcados por estructuras de madera se los denomina “Bonseki”. Les damos fotos con ejemplos de los dos.

Karensansui:

Bonseki:

Los Jardines Zen tienen un efecto relajante y su concepto es considerado un mito para muchos expertos de jardinería japonesa de budismo. Sostienen que son una creación occidental del siglo XX que dicen no tiene que ver con las tradiciones de los jardines japoneses.

En el siglo XX en realidad fué el auge de este tipo de jardines, a los que se los llama también jardines secos. Son especiales para la meditación y la contemplación.

Se los llama Jardines secos porque están compuestos por arena, piedras, guijarros y maderas. Las ventajas que tienen sobre otro tipo de jardines es que son más económicos y sencillos para mantener.Para los Jardines Zen o Jardines secos no es necesario tener mucho espacio.