Cuando llega un bebé a una casa se debe preveer un espacio en lo posible dedicado a él., aunque en los primeros meses seguramente que dormirá al lado de sus padres en el dormitorio principal.

La elección del cuarto para alojar al bebé se debe realizar teniendo en cuenta de que sea el lugar con menos ruidos de la casa y que sea aireado e iluminado.

Si es un cuarto de dimensiones considerables se puede pensar en un estilo de mobiliario que luego lo acompañe en el crecimiento con pocas adaptaciones.Es indispensable una cuna, una cómoda y tal vez un mueble cambiador junto a un sillón para que la mami se siente a amamantar.

Hasta el tipo de piso es de importancia en un cuarto de bebé, el material más idóneo para este tipo de ambiente es la madera, que es antiestática, lavable, cálida.

Las paredes se deben pintar con pinturas no tóxicas, papel de empapelar , paneles de madera, corcho y los colores deben ser siempre delicados y tenues como los celestes, rosados, amarillos,verdosos, cremas, todos los colores pasteles.

Otra opción es la utilización de colores cálidos para pintar el cuarto de un bebé.

Y también hay cierta tendencia a utilizar colores novedosos y más fuertes.

O…….el blanco níveo tan delicado para un recién nacido.

Pueden colocarse algunos motivos bien infantiles, tratando de no sobrecargar el ambiente, que se van cambiando a medida que el bebé crece.

Muchas veces un cuarto ambientado con un tema determinado queda muy divertido y personal.Como es el caso de este cuarto rústico.

Y por último les dejamos una idea de avanzada y bien contemporánea: