El agua se sabe es considerado un elemento purificador y a través de ella circula la energía vital. De allí la importancia que le da el Feng Shui para nutrirnos física, mental, emocional y espiritualmente.

Las fuentes de agua pueden ser pequeñas, medianas , grandes o gigantes y su agua se debe reciclar constantemente por medio de una bomba que se enchufa. Son relajantes y decorativas, pero deben estar en el lugar justo de manera que potencien el lugar.

Para ello se deben hacer ciertos estudios según el Feng Shui. Las de interior se deben ubicar donde se necesite agua en movimiento y si uno desea activar un espacio lo ideal es que contengan los cinco elementos: metal, agua, madera, tierra y fuego. Al tener la suma de los elementos no tendrá contraindicaciones.

Las fuentes de agua con peces se utilizan para las finanzas, al mover el agua regeneran la energía y atraen el dinero con sus movimientos. Por ejemplo en restaurantes importantes tienen peceras donde no falta un pez negro y ocho rojos dorados.

En los hogares las fuentes de agua  y los peces se pueden reemplazar con cuadros o jarrones pintados con peces. Muchos aconsejan poner fuentes de agua en las entradas de los negocios para atraer a los clientes y al dinero, aunque en realidad se debería conocer el mapa energético del lugar y conocer su “estrella de agua”.