Suele ocurrir que un lindísimo mueble antiguo oculta la belleza de su madera bajo quién sabe cuántas capas de pintura. Lo mismo sucede con la noble carpintería de los departamentos antiguos, a la cual se le ha dado un color que en su momento fue el adecuado, pero terminó por cansar.

mueblesA pesar de que la mayoría piensa en dejar las cosas como están, no vale la pensa dejar de recuperar un mueble o un marco pintado. Ciertos trucos harán más fácil la tarea.

No es para reírse, los removedores de pintura trabajan mejor en la temperatura moderada de la primavera o el otoño. Mucho calor y mucho frío hacen que los componentes de este producto no actúen con tanta eficacia y la tarea se entorpezca.

Recuerde que no está pintando el mueble sino todo lo contrario: quitandole las capas de esmalte. Si aplica el removedor con aerosol no actuará con la misma efectividad. En este caso conviene hacerlo con pinceladas cargadas con abundante removedor, de diez centímetros por vez. Hay que detenerse, cargar de nuevo el cepillo y dar otra pincelada. Una vez que se ha dado al mueble una mano de removedor no conviene tocarlos hasta que las burbujas dejen de aparecer por completo. Esto se debe realizar de este modo para que el removedor no pierda efectividad al evaporarse en el aire.