La aplicación de revestimiento de ladrillos

Una manera fácil y económica de remozar una pared es aplicándole ladrillos de revestimiento que imitan la terminación rústica y decorativa de los ladrillos a la vista.

aplicacion

Su espesor fino permite hacerlo como si se aplicaran azulejos o mayólicas. El primer paso es preparar la pared que será el soposte: debe esta bien limpia, sana y seca.

Si está pintada habrá que limpiarla aplicándole lejía para desengrasarla. En diez litros de agua caliente, colocar un puñado abundante de lejía y aplicarlo con un cepillo, con movimientos desde abajo hacia arriba.

La pintura que esté por descarcararse  o agrietada se elimina lijandola o quitándola con una espátula de pintos. Todo revestimiento debe ser retirado y los restos de cola eliminados totalmente. Es fundamental para que el trabajo quede bien terminado y luzca perfecto, trazar las marcas que permitan instalarlos con exactitud. Estos ladrillos tienen 3 cm de espesor y permiten que se los instale formado diferentes diseños, pero sea cual fuere la disposición elegida, el hecho es que deben quedar parejos y exactos.

Para ubicarlos en la posición clásica en que se disponen los ladrillos habrá que hacer en la pared rayas horizontales para verificar la buena alineación a medida que el revestimiento crece.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here