La tecnica: aguada de color para paredes

Es una técnica eficaz para realizar fondos delicados, renovar grandes superficies o crear un efecto antiguo en objetos. También puede combinarse con otros acabados y permite emplear varios colores.

aguada

Las aguadas son veladuras o transparencias que se aplican frotando o esfumando un color sobre una superficie ya pintada (técnica positiva), o retirándolo cuando aun esta fresco (técnica negativa).

Generalmente se comienza por el tono mas debil y se va formando de a poco el color definitivo. De acuerdo al efecto que se quiera conseguir, se puede realizar con rodillo, pincel, trapo o esponja, y ejecutando en cada caso el movimiento acorde a la superficie a decorar. Para superficies pequeñas, el movimiento debe ser corto y repetido, para grandes superficies, circular y amplio, y para marcos, molduras y objetos, el movimiento debe estar orientado en el sentido mas largo de la pieza.

Resulta imprescindible utilizar pinturas al agua u otras que mantengan la transparencia del color, y de esta forma permitan vislumbrar la base sobre las que fueron aplicadas. Para evitar que la aguada sea absorbida en forma despareja, basta con aplicar como base una pintura al agua satinada o una mano de sellador para cerrar el poro. Tambien puede humedecerse la superficie con un paño o esponja, como sellador temporario.

Por sus caracteristicas, la aguada puede combinarse con otras tecnicas y servir, por ejemplo, como fondo para un estampado, un craqueleado o un decoupage.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here