Superficies blancas, pocos adornos y amplios espacios, el secreto para armar un ambiente minimalista y a la vez atractivo, esta en lograr el justo equilibrio entre lo sobrio y lo elegante.

miniUn gran ambiente rectangular protagonizados por el color blanco y con mucha luminosidad proveniente de sus múltiples ventanales.

El minimalismo se inicia a finales de los ´60 en New york. Sus principales rasgos distintivos van a ser: en primer lugar las formas simples, el uso lineas puras, sobre todo espacios despejados y colores neutros, logrando un ambiente con equilibro y armonía.Y por sobre todo se privilegian los lugares amplios, preferentemente altos.

La distribución de los muebles es ideada para que, dentro de esa inmensidad, una familia pueda sentirse contenida a la hora de reunirse. Los tres sofás, todos negros tipo cubo, se complementan con sillón bajo estilo retro tapizado con un hermoso diseño retro en los que se puede optar por un animal print. Y una lámpara de pie art deco, que rompen con la monotomía cromática y fría del ambiente.

Se puede mezclar con una gran mesa ratona central. La cual se puede elegir formada por tres mesitas diferentes: dos de madera con diseños simples y contemporaneos, y una de estilo oriental colocada en un extremo.