No es una novedad. Armar el cuarto de los chicos es todo un tema. Porque si bien existen miles de opciones para todos los gustos y estilos, hay tantas cosas a tener en cuenta que la termina por no ser nada fácil.

trucos-habitaciones-infantilesLa cama correcta, el escritorio para la computadora, los armarios, la iluminación, el estilo. En fin, los puntos determinantes son muchos, es cierto. Pero no hay que desesperarse.

Para nuestro alivio, el mundo del diseño ideó dormitorios infantiles y no tanto, sobre la base de módulos que se arman y se desarman según cada necesidad. Así que a un lado las inseguridades y manos  a la obra.

Lo primero es la cama. Que más que una cama es un mundo propio donde los chicos leen, estudian y reciben amigos. Por eso, ante todo, debe ser cómoda. Lo más práctico es que sea de madera reconstituida para pintar. Una buena idea es construir una tarima rectangular, con forma de U invertida, con una altura aproximada de 40 cm, para poder poner debajo desde cajones hasta canastos o cajas de guardado. Como cabecera, un sinfín de almohadones de varios tamaños y diseños con muchos colores dependiendo de sus gustos y preferencias.