Cuando usted llegó de las vacaciones seguramente tuvo un sobresalto: notó cuánto la habían extrañado sus plantas mientras duró su ausencia. No se preocupe: con nuevos cuidados, abonos y mimos revivirán otra vez.

jardinesEs muy probable, señora, que al volver de sus vacaciones haya encontrado que sus plantas fueron victimas del excesivo sol y se han deshidratado.

Es bastante común que esto suceda durante el período estival, si las hemos dejado abandonadas. A esto debemos sumarle la escacez de lluvias durante la mayor parte del verano, porque si bien es cierto que las plantas absorven humedad a través del aire, por medio de su follaje, ésta no es suficiente.

Y hay más: alentado al calor imperante, los insectos encuentran el campo ideal para sus fechorías.

Para paliar la deshidratación se aconseja:

a) Cortar las partes afectadas y resecas

b) Carpir la tierra superficialmente y agregar tierra abonada con humus natural.

c) Regar con generosidad todo el jardín creando un microclima favorable para el futuro desarrollo vegetativo. Sugiero efectuar el riego durante la mañana temprano o bien cuando cae el sol; durante el verano, evitar hacer esta operación cuando el sol está alto.

Con estos requisitos, usted podrá contar con un jardín nuevo al cabo de un mes.