Al reducirse los espacios en las viviendas actuales, como así también al buscar nuevas formas de ambientación, surge la posibilidad de utilizar espejos con otros objetivos, además del de mirarse en ellos.

espe

Igual cosa sucede con las diagonales diagramadas en los tapizados, revestimientos o pinturas. Ambos, espejos y diagonales, amplían visualmente los espacios y una mayor integración de los elementos que los componen.

Un espejo bien colocado multiplica un espacio por dos, y un rayado en diagonal da una nítida sensación de continuidad a los objetos que lo contienen, como puede apreciarse en las paredes que ilustra está imagen. También produce otra sensación: la de mayor integración con otros elementos planos.

Por ejemplo, una puerta pintada con rayas diagonales, o con el machimbrado de madera puesto en diagonal, parecerá integrarse mejor en un conjunto de elementos planos.

Espejo usado frecuentemente como sinónimo de lujo y oropeles, se utiliza hoy en día de otra manera, ya sea como tapa de la mesita del living, de modo que se complemente muy bien con los laterales y las patas de metal cromado brillante que hacen que la mesa aparezca más liviana y translúcida.